7 de julio de 2020

Gateo, ¿primer paso para la lectoescritura?

¿Qué relación puede haber entre el gateo, algo que un niño aprende en los primeros meses de vida y que pronto deja de practicar, y la lectoescritura, que aprende años más tarde?

Al parecer, el gateo contralateral permite establecer conexiones entre los dos hemisferios del cerebro, ya que es necesario sincronizar los movimientos del cuerpo para hacerlo (alternar el movimiento de brazos y piernas). De esta forma aprende a realizar movimientos simultáneos, lo cual le ayudará a escribir más adelante.

Gatear también es una forma de mejorar la psicomotricidad y fortalecer brazos y manos. Además, coincide con el momento en el que el bebé empieza a usar sus dedos para coger cosas. Esto se conoce como agarre de pinza y es básico en la escritura. A partir de la motricidad fina llegarán a desarrollar la grafomotricidad.

Por otra parte, el gateo también ayuda a desarrollar la coordinación del ojo con la mano, cuya distancia es similar a la que dejamos cuando leemos o escribimos

Otras habilidades que se desarrollan gateando son la de mantener el equilibrio y tomar más conciencia del espacio y la profundidad.

Por todo ello, se recomienda que, en la medida de lo posible, los bebés experimenten el gateo, ya que les facilitará otras etapas de su aprendizaje.

¿Habíais oído hablar de esta relación?

Comparte este artículo

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en tumblr
Compartir en email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter

Artículos destacados

¿Eres profesor?

Suscríbete y recibe material exclusivo para la comunidad docente.

Consentimiento
×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!