16 de abril de 2015

¿Escuelas sin exámenes?

Hace unas semanas se celebró en Barcelona el ITworldEdu, un punto de encuentro para profesionales de la educación en el que se analiza la relación entre educación y nuevas tecnologías. Ahí se constató el número creciente de escuelas que apuestan por una educación sin asignaturas, ni exámenes, ni notas. Richard Gerver, profesor y asesor de varios gobiernos en materia de educación, abogó por dejar atrás el modelo de escuela del siglo XIX que según él predomina aún hoy. Pero, ¿cómo debe ser la educación en la sociedad del conocimiento?

En algunos colegios han empezado a experimentar nuevas fórmulas de aprendizaje con el objetivo de acercar la educación a la vida real. Por eso plantean un funcionamiento multidisciplinar para potenciar habilidades más allá de conocimientos académicos. Parece que esta metodología también cuenta con el respaldo de los alumnos, que encuentran las clases más interesantes.

Esta nueva educación también ha recibido el respaldo de los jesuitas de Cataluña. Hace unos días fueron noticia al anunciar que han comenzado a implantar un nuevo modelo de enseñanza que ha eliminado asignaturas, exámenes y horarios. Las aulas se convierten en espacios donde los alumnos desarrollan trabajos conjuntos. El proyecto se conoce como “Horizonte 2020” y tiene la ambición de crear la escuela del futuro.

¿Vosotros qué opináis? ¿Creéis que en la educación del s.XXI no hay sitio para asignaturas ni exámenes?

Comparte este artículo

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en tumblr
Compartir en email

1 comentario

  1. Me parece sorprendente que sean los jesuitas los que estén a la vanguardia de la educación, aunque no és nueva la idea, solo lo que decía Ferrer Guardia hace ya bastantes años `Los exámenes clásicos, aquellos que estamos habituados a ver a la terminación del año escolar t a los que nuestros padres tenían en gran predicamento,no dan resultado alguno, y si lo producen es en el orden del mal.Estos actos, que se visten de solemnidades ridículas,parecen ser instituidos solamente para satisfacer el amor propio enfermizo de los padres, la supina vanidad y el interés egoísta de muchos maestros y para causar sendas torturas a los niños antes del examen, y después ,las consiguientes enfermedades…..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter

Artículos destacados

¿Eres profesor?

Suscríbete y recibe material exclusivo para la comunidad docente.

Consentimiento
×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!