25 de septiembre de 2018

El método Kaizen o la importancia de las pequeñas metas

En ocasiones nos marcamos metas tan ambiciosas que cuesta alcanzarlas. Es entonces cuando aparece la frustración y el desánimo. Algo parecido puede pasarles a nuestros alumnos si se ven abrumados con las clases y el estudio.

Quizás sea mejor dar pequeños pasos y mantenerlos a largo plazo. Esa es la filosofía del método Kaizen, muy popular en Japón, que consiste en dedicar un minuto cada día, a la misma hora, a una tarea o actividad que nos cueste realizar. Puede parecer poco, y de ahí que sea fácil de cumplir, pero es muy efectivo para instaurar un hábito. De hecho, “Kaizen” significa “mejora continuada”.

Por ejemplo, a un niño al que no le guste leer, le podemos proponer que solo lea una página cada día. Es una meta fácil de alcanzar y deberemos reconocerle el hecho de que lo haga para que siga por ese camino. Es posible que pasado un mes, sea él mismo el que quiera leer más páginas cada día, porque ya habrá adquirido el hábito.

En definitiva, solo se trata de jugar con los tiempos y las expectativas para que los pequeños asimilen bien cada práctica y, paso a paso, alcancen sus metas.

Comparte este artículo

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de Pedagogía y contenidos

Twitter

Artículos destacados

×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!