24 de octubre de 2014

El cambio horario, y la repercusión en los niños

large-4

¿Como apareció el cambio de horario?

Ben Franklin fue la primera persona quien sugirió el concepto de ahorro de luz diurna, según el autor del libro Seize the Daylight: The Curious and Contentious Story of Daylight Saving Time, David Prerau.

Mientras desempeñaba su papel como embajador de los Estados Unidos en Francia, Benjamin escribió que había sido despertado varias veces a las 6 de la mañana y se había dado cuenta de que el sol resplandecía antes de lo acostumbrado. Franklin se dio cuenta de la cantidad de aceite que se podría ahorrar durante la noche si la gente se despertara antes para hacer sus tareas.
No fue hasta la I Guerra Mundial cuando el cambio de horario se llevó a gran escala. Alemania fue el primer estado en aprobar el cambio de hora para reducir las horas de iluminación artificial y así ahorrar carbón que podría utilizarse en la guerra. Pronto amigos y enemigos siguieron su ejemplo.

¿A quién afecta más el cambio horario y como?

Los ancianos y los niños son los que suelen notar más el cambio de horario, que puede provocar alteraciones hormonales, tener efectos en el sistema nervioso central y sobre el apetito, fomentar estados de irritabilidad y provocar alteraciones del sueño que pueden dar lugar a episodios de insomnio o cansancio por las mañanas.

En general, el organismo está preparado para asumir estos desajustes producidos por el cambio en el horario de sueño y el ciclo de luz en el día. Los pequeños trastornos no duran más de una semana. De modo que, durante esta semana, habrá que tener en cuenta que los niños pueden estar más inquietos y alborotados que de costumbre.

¿ Se puede evitar?

Para evitar que los niños pierdan tiempo de sueño, hay que prepararles de forma gradual. Lo ideal sería empezar unos días antes, adelantando la hora de irse a dormir y de despertase unos diez minutos cada día. Los horarios de las comidas también deben ir adelantándose.

¿Como afecta el cambio horario en tus alumnos?

Comparte este artículo

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en tumblr
Compartir en email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter

Artículos destacados

¿Eres profesor?

Suscríbete y recibe material exclusivo para la comunidad docente.

Consentimiento
×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!