10 de mayo de 2018

Discalculia, más que una simple dificultad para las matemáticas

La discalculia es una dificultad de aprendizaje específica de las matemáticas. Algo así como la dislexia a las letras.
Los niños que tienen este trastorno tienen dificultades para entender los números y por ende les cuesta más el cálculo mental y el procesamiento matemático.

Una gran dificultad
Por todos es conocida la dificultad que suponen las matemáticas para muchos niños. Pero la discalculia no se refiere a la dificultad para calcular una ecuación, una raíz cuadrada o resolver un problema en el que entran en juego la comprensión y varias operaciones matemáticas, algo que pueden experimentar los niños a los que simplemente no se les dan bien las matemáticas. La discalculia se puede identificar porque los niños son incapaces de entender conceptos numéricos simples, por ejemplo, a finales de la educación infantil o principio de primaria, estos niños olvidarían algún número al contar hasta diez o no sabrían ordenarlos de mayor a menor, o incluso seguirían ayudándose de los dedos para contar en los últimos cursos de Primaria.

Metodología adaptada
Con los niños que tienen este trastorno es conveniente aplicar una metodología diferente. Lo recomendable es que sea lúdica y multisensorial. Por ejemplo, enseñarles las sumas con materiales manipulables, de manera que ellos vean las unidades. Una opción sería el método ABN, del que ya os hablamos en este blog hace un tiempo.

¿Conocíais el trastorno? ¿Lo habéis vivido? ¿Recibisteis formación para tratarlo?

Comparte este artículo

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en tumblr
Compartir en email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de Pedagogía y contenidos

Twitter

Artículos destacados

¿Eres profesor?

Suscríbete y recibe material exclusivo para la comunidad docente.

Consentimiento
×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!