13 de julio de 2016

10 consejos para hablar en clase

En el caso de un/a profesor/a, casi tan importante como los conocimientos es saber transmitirlos. A continuación os enumeramos 10 consejos para hablar en clase (aunque la mayoría se pueden aplicar ante cualquier otro auditorio).

  1. Usa lenguaje sencillo y adaptado a la edad de los alumnos. Usar un vocabulario extremadamente formal o lleno de tecnicismo no ayuda a conectar con la clase.
  2. Lanza ideas claras y cortas. Las más importantes se pueden desarrollar explicándolas con otras palabras.
  3. Intercala diferentes tonos y ritmos. De inicio, debemos subir un poco el volumen respecto a una conversación normal. Por otra parte, hay que enfatizar palabras, hacer una marcada pausa después de una idea importante para sugerir la reflexión o ralentizar la pronunciación si explicamos algo complejo. Estas inflexiones, usadas en su justa medida, ayudan a mantener la atención de los oyentes.
  4. Los gestos refuerzan el mensaje que queremos transmitir. Nada de brazos cruzados y pasos lentos de un lado a otro de la clase, de explicar sentado desde la silla escondido tras la mesa, o de meter las manos en los bolsillos.
  5. Mantén una buena postura. Cuidar el lenguaje corporal es básico en cualquier exposición pública. Lo ideal es es tener la espalda recta y la cabeza alta, con la barbilla ligeramente elevada.
  6. Contacto visual. Tener contacto visual con los oyentes es otro de los recursos para que se mantengan atentos. Cuando miramos a alguien le estamos enviando en cierta manera un mensaje, le estamos diciendo que le estamos viendo, que le estamos hablando a él.
  7. Usar anécdotas y bromas en la medida de los posible. Cualquier cosa que se presente como extraordinaria o divertida tendrá más repercusión.
  8. Lanza preguntas retóricas. Aquí se debería aplicar el punto 3. Darle una entonación destacada a la pregunta, con una pausa corta al final para que cada alumno tenga unos segundos de reflexión. Incluso se puede volver a repetir la pregunta para alargar ese tiempo de reflexión y animarlo con el contacto visual.
  9. Demuestra entusiasmo. Por más que lo hayas explicado cien veces intenta hacer un relato entusiasta. El entusiasmo es contagioso y clave de la motivación.
  10. Usar soportes complementarios a la explicación. Si tenemos que explicar las partes de una flor y lo hacemos con una rosa en la mano es probable que los alumnos retengan mejor el mensaje.

¿Aplicas todos estos consejos? ¿Sabes de algún otro?

Comparte este artículo

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en tumblr
Compartir en email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de Pedagogía y contenidos

Twitter

Artículos destacados

¿Eres profesor?

Suscríbete y recibe material exclusivo para la comunidad docente.

Consentimiento
×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!