21 de febrero de 2013

Modificación de la conducta en los niños

Imagen: http://bit.ly/12Qcuxq

Dentro del campo de la psicología encontramos diversas técnicas y metodologías que están basadas en la modificación de la conducta, técnicas bastantes eficaces para instaurarlas en el aula para corregir o modificar algunas conductas de vuestros alumnos.

Debemos destacar que estas herramientas sirven para  hechos puntuales, pero si se perciben continuamente alteraciones en la conducta de los alumnos, es recomendable que estas alteraciones sean supervisadas por un psicólogo.

A continuación,  os dejamos con unas cuantas técnicas:

–        Retirada de la atención: Frente a conductas que se manifiestan con rabietas, pataletas o lloros, dejemos de prestar atención al niño. Normalmente, los niños están acostumbrados a recibir lo que quieren con estas llamadas de atención. Nuestro objetivo debe ser  enseñar al niño que efectuando las peticiones de forma inadecuada (rabietas, lloros, etc.) no va a conseguir nada.

–        Premiarlo con fichas: Suele funcionar muy bien para regular los esfuerzos que reciben los niños. Para obtener un premio deberán tener una buena conducta, es decir, portarse bien, obedecer, estudiar…. Es un elemento reforzador, el niño irá recogiendo fichas y al final se le entregará un pequeño premio.

–        La intención paradójica: consiste en pedirle al niño lo contrario de lo que queremos que haga. El hecho de invertir los roles hace que el niño pierda su papel de desobediente, se aburrirá y acabará por hacer caso al maestro.

 

Esta información ha sido extraída de la web psicodiagnosis, si tenéis alguna duda o consulta podéis obtener más información en http://bit.ly/YCYykw

 

¿Tus alumnos tienen cambios bruscos en su comportamiento?

Comparte este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de Pedagogía y contenidos

Twitter

Artículos destacados

×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!