20 de junio de 2014

Cómo influye la música en niños (y adultos)

La influencia de la música es conocida desde tiempos inmemorables. Su gran poder se ve reflejado en el aprendizaje, ya que estimula la imaginación y creatividad en los niños. Además, crea vínculos personales según los ritmos y sonidos que se generan en el ambiente. No podemos olvidar que encontramos música y melodía en todas partes: en el sonido del viento, en un zapateo, en la lluvia.

 

Todos nosotros hemos oído hablar sobre los efectos calmantes y renovadores de la música en los seres humanos, y éstos son innegables; desde la gestación, numerosos estudios han demostrado que existe una reacción del feto a los sonidos musicales procedentes del exterior. Esto se debe a que la música posee unos valores universales que afectan a todas las personas y que se definen por el ritmo, la armonía, la melodía y el tono.

 

¿Sabías que especialistas mejicanos han realizado un proyecto con niños hiperactivos y ha sido muy positivo? Han podido demostrar que la creación de música les proporciona a los hiperactivos una actividad que les exige atención y concentración, lo que mejora en mucho uno de los principales handicap de las personas con este problema, la falta de atención y concentración.

 

Pero, ¿por qué la música es beneficiosa para el ser humano?

 

La música también es beneficiosa en cuanto al poder de concentración, además mejora la capacidad de aprendizaje de matemáticas, ya que la música es pura matemática. También potencia la memoria debido a sus estructuras repetitivas y patrones, y desarrolla la capacidad de anticipar lo que sigue. Todos estos efectos son mayores en los niños y adolescentes, ya que su cerebro está en pleno desarrollo.

 

Entonces, ¿Qué se puede conseguir con la música?

 

– Aumento en la capacidad de memoria, atención y concentración de los niños.
– Mejora la habilidad para resolver problemas matemáticos y de razonamiento complejos.
– Es una manera de expresarse.
– Introduce a los niños a los sonidos y significados de las palabras y fortalece el aprendizaje.
– Brinda la oportunidad para que los niños interactúen entre sí y con los adultos.
– Estimula la creatividad y la imaginación infantil.
– Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio, y el desarrollo muscular.
– Provoca la evocación de recuerdos e imágenes con lo cual se enriquece el intelecto.
– Estimula el desarrollo integral del niño, al actuar sobre todas las áreas del desarrollo.

 

Enlace: http://bit.ly/1kDqSgd
Actividades: http://bit.ly/SLtKAM

 

Como profesores, ¿notáis los efectos de la música en vuestros alumnos?

Comparte este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de Pedagogía y contenidos

Twitter

Artículos destacados

×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!