“Necesitamos más competencia emocional y de valores para ser felices”

1

Nuria-Bosch-Sophia-Education-fundsNúria Bosch es especialista en finanzas corporativas y las finanzas son la disciplina donde ha ejercido toda su carrera profesional hasta que decidió cumplir un sueño. Actualmente es fundadora y CEO de Sophia Education Funds, una entidad creada en 2013 que nació con la voluntad de reunir fondos a favor del cambio educativo. Aquél proyecto inicial se ha tenido que adaptar a un contexto aún inmaduro para un planteamiento bastante ambicioso. Hablamos con ella de la fundación i reflexionamos sobre la educación.

¿Cómo han sido estos dos años de vida de Sophia Education Funds?
La idea primitiva era un poco naif dado que las empresas en las que debería haber invertido hipotéticamente el Fondo que nos planteábamos o no existen o son muy pequeñas, pero en cualquiera de los dos casos no teníamos argumentos para convencer a los inversores para que invirtieran en startups educativas que se encuentran en proceso de innovación y que quizás no sobrevivan los 10 años que los inversores necesitan.

Entonces, ¿han reorientado el proyecto?
Partiendo de ahí, con toda la información que tenemos tras haber hecho un recorrido por todos los sistemas educativos de la OCDE y conociendo el cambio de paradigma (que ya ha empezado) en el que los niños tendrán que vivir, hemos orientado el proyecto a una fase inicial de “non-profit” para ofrecer líneas de trabajo que complementen la educación curricular.

¿Cómo pueden ustedes desde Sophia Education Funds, ayudar a cambiar el paradigma educativo?
Tenemos diferentes líneas de trabajo: para niños, padres, maestros y hasta una para administraciones. Por ejemplo, para posibilitar el cambio debemos poner al alcance de los maestros formación en dos áreas principales: tecnología (para que los niños no sean ‘analfabetos digitales’) y emociones, para que, a través de su ejemplo, los niños sean también competentes emocionalmente.

El gran éxito de la película Inside Out de Pixar ratifica que nos falta mucho por aprender, a todos, respecto a las competencias emocionales.

¿En qué sentido?
Su éxito evidencia la búsqueda de información sobre lo que nos pasa por dentro, de instrumentos para hacernos más competentes, o la necesidad de compartirlo para sentirnos comprendidos porque no nos pasa solo a nosotros. Buscamos respuestas a preguntas que quizás no sabemos cómo formular.

¿Y la tecnología qué papel juega en este cambio de paradigma?
La tecnología es básica para casi todo en estos momentos. Uno de los países que ‘observamos’ es Inglaterra y ellos han introducido en su currículum escolar Code (programación) y Mindfulness (fomento de la atención y control del pensamiento).
La tecnología es una fabulosa herramienta a nuestro servicio.

Uno de los servicios que ofrecen desde Sophia Education Funds es el de “consultoría del cambio” para escuelas. ¿En qué consiste?
Consiste en hacer proyectos ad hoc a las necesidades de cada escuela para cambiar todo aquello (material, formación de personas, espacios…) que pueda estar ejerciendo un freno para proporcionar a los niños una formación del s.XXI (arte, expresión, trabajos por proyectos, escucha activa de los maestros, pedagogía sistémica…).

Repensar la educación no es una tarea fácil y hay disparidad de opiniones. ¿Cómo resumiría la suya?
Nuestro parecer sobre la educación actual es que el resultado del final del proceso (sea a nivel de primaria, de secundaria…) está orientado a la adquisición de conocimientos, y eso hay instituciones que lo hacen muy bien, pero no nos prepara, como sociedad, para las competencias del siglo XXI; necesitamos más competencia emocional y de valores para ser felices, al posibilitar elegir realmente el camino que se quiere tomar en la vida.

Nos gustaría que la educación mirara por el bien de la persona y fuera orientada al niño: a cuidar de ellos y resaltar los talentos, a estar a su servicio con lo que necesite, de forma personalizada, tutelada y pasando de programas “iguales para todos” a una formación que posibilitara el desarrollo personal y profesional.

‘Love is the only way for learning’, ¿sería este su lema?
¡Por suerte tenemos muchos! Pero el del amor es primordial, a través de la emoción se hacen muchas cosas, lo aprendimos con Pygmalion.


OXX
Compartir.

1 comentario

  1. Pingback: “Necesitamos más competencia emoci...

Deja una respuesta

cinco × 1 =

x Close

Sígenos en Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
© 2015 Oxford. Todos los derechos reservados. Visítanos en https://www.my-oxford.com/es-es/