El cuaderno de la alimentación saludable

0

Comer bien es imprescindible para nuestro cuerpo, tanto por fuera como por dentro. La alimentación no solo influye sobre aspectos físicos, sino también psicológicos. Una buena alimentación, que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos, nos dará la energía necesaria para el día a día. Pero la falta de tiempo y múltiples tentaciones en forma de sabrosos alimentos procesados y comida basura hacen que el objetivo de llevar una dieta equilibrada se resista. Por ello es imprescindible concienciarse de la importancia de una buena alimentación y adquirir hábitos saludables desde bien pequeños. En este aspecto, en el colegio podemos contribuir a que así sea.

En el currículo escolar se suele incluir la explicación de la pirámide de la alimentación, en la que se establece la cantidad diaria o semanal que habría que tomar de cada tipo de alimento. Así, en la base de la pirámide se sitúan lo cereales y tubérculos, de los cuales habría que tomar entre 4 y 6 raciones al día, seguidos de frutas y verduras con 5 raciones al día. Luego vienen los lácteos, de los cuales habría que tomar de 2 a 4 raciones, seguidos de carnes magras y pescados, con dos raciones al día. En la punta de la pirámide se encuentran los embutidos, carnes grasas, dulces y bollería, de los cuáles solo habría que comer ocasionalmente.

Claro que la teoría es muy fácil, pero si ni los adultos somos realmente conscientes de lo que comemos, ¿cómo podemos esperar que los niños lo tengan en cuenta? Para ello os proponemos el siguiente ejercicio:

  • Repartid a todos los alumnos una imagen en DIN-A5 de la pirámide de la alimentación, con cada franja diferenciada por un color y las raciones recomendadas.
  • Proponedles que en un cuaderno (preferiblemente 4º o A5 con espiral, como estos) apunten cada día en una página distinta lo que comen en cada comida (desayuno, a media mañana, comida, merienda y cena). Tendrán que hacerlo utilizando el color de la franja en la que se incluye ese alimento. Por ejemplo, si la franja en la que se incluyen las frutas y verduras es de color verde y han comido una manzana, deberán apuntarla usando un lápiz o rotulador de color verde. Si han comido un trozo de pastel y esa franja es de color rojo, deberán apuntarlo con ese mismo color.
  • Recomendadles que peguen la pirámide que les habéis facilitado en la parte interior de la tapa del cuaderno. Esta les servirá de guía a la hora de usar los distintos colores para apuntar.

Podéis hacer el ejercicio durante un mes. Al final los niños pueden ver cuál es el color predominante en sus páginas o cuáles faltan y les haremos algunas reflexiones. Por ejemplo, el color verde de las frutas y las verduras debería aparecer en cada página varias veces, al contrario del rojo de los dulces, que no debería estar en cada página. Evidentemente habrá que reforzar el mensaje con otros consejos, como beber mucha agua, evitar las bebidas azucaradas, elegir alimentos naturales antes que procesados, hacer deporte, etc.

¿Qué os parece este ejercicio?


OXX
Compartir.

Deja una respuesta

cinco × 1 =

x Close

Sígenos en Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
© 2015 Oxford. Todos los derechos reservados. Visítanos en https://www.my-oxford.com/es-es/